Featured Posts

¿Psicópata o héroe romántico?

October 29, 2018

 

En teoría, yo hoy tenía que escribir una entrada. Pero estoy desorientada por culpa del cambio de hora, mosqueada por las hormonas y con un dolor de cabeza de proporciones elefantiásicas, así que tenía tres opciones: primera opción, pasar de todo. ¿Problema? Que cuesta mucho crearse una rutina y apenas un suspiro romperla, y me conozco. Si paso un día, termino pasando otro y otro, y dejando tirado el blog. Opción descartada.

 

Segunda opción: encontrar algo que me cabree para aprovechar este humor peculiar con el que me he levantado. Descartada también, me duele demasiado la cabeza como para rompérmela y tampoco es tan fácil mosquearme, aunque os pueda parecer que sí.

 

Tercera opción: rescatar cualquier entrada de hace eones, de cualquiera de los blogs con los que he colaborado a lo largo de los años, lavarle la cara y silbar con disimulo. 

 

Opción ideal. Ahora solo quedaba saber por cuál me iba a decidir, porque os aseguro que hay unas cuantas. Pero tampoco fue difícil, porque va a ser Samaín (me resisto a decir Halloween, pero por si acaso conocéis mejor las tradiciones de otras tribus que las nuestras) y que es un buen momento para hablar de temas que dan miedo. Y este lo da. O me lo da a mí, por lo menos.

 

No sé si habéis visto alguna vez The Big Bang Theory —si no es así, no sé a qué estáis esperando, de verdad. Además de no tener ni idea de en qué planeta vivís—, pero en un episodio los chicos jugaban a algo que fue mi inspiración: «¿Emily o Canela?». Wolowitz les propone a sus amigos frases que ha dicho Kuj y pretende que adivinen si están dirigidas a su perra o a su novia. Una tarea en apariencia sencilla que resulta no serlo tanto.

 

Pues aquí vamos a cambiar un poco el cuento. Yo os propongo frases y vosotros distinguís si son de novela romántica o… de otro género. Algo que, en teoría, debería ser muy fácil, ¿verdad? Pues ya os voy diciendo yo que, como con el juego «¿Emily o Canela?», no lo es tanto.

 

Ahora podría soltaros un alegato incendiario sobre lo mucho que me asusta lo que alguna gente considera un ideal romántico, pero ya os digo que me duele mucho la cabeza y creo que si lo pensáis un poco, vais a ver cuál es el problema sin mi ayuda, y más si tenemos en cuenta que ahí hay algunas frases de algo clasificado como romántica juvenil y que pueden estar leyendo vuestros cachorros de trece y catorce años. Y que sí, que existe la libertad creativa y nadie está más a favor de eso que yo y en contra de la censura, pero como os dije cuando os hablé de que no se puede escribir si no se lee, esto un indicativo de lo que hay. Y, para mí, un problema. Y, una vez más, si no lo veis, es que es más gordo de lo que yo pensaba.

 

Os dejo ahí el juego (soluciones al final. No hagáis trampa) y me vuelvo a la cama. Y como no os veré hasta el lunes que viene, pasad una terrorífica noche de Samaín.

 

 

Frases: 

 

1. «Su figura no le interesaba; no existía para él como cuerpo, sólo como una fragancia incorpórea».

2. «Eres incapaz de mantenerte alejada de mí. Seguramente porque te follo mejor de lo que nadie lo hará jamás».

3. «"¿Llego tarde?" Le dije que no, aunque la verdad es que se había retrasado diez minutos. Pero no me importaba. Todos esos chistes del Saturday Evening Post en que aparecen unos tíos esperando en las esquinas, furiosos porque no llega su novia, son tonterías. Si la chica es guapa, ¿a quién le importa que llegue tarde? Cuando aparece se le olvida a uno en seguida». 

4. «Quiéreme cuando menos lo merezca, porque será cuando más lo necesite». 

5. «No puedo prometerte que no volveré a hacerte daño. Soy una persona horrible y no te merezco, pero espero que me des otra oportunidad».

6. «—¿Asustada? —me susurró una voz áspera al oído—. ¿Te preguntas si sobrevivirás a la noche? ¿Y tu hijo? Ahora podría violarte, matarte y después llevármelo y vendérselo a un jodido psicópata pedófilo. No podrías hacer una mierda para detenerme, ¿verdad que no?».

7. «No se conoce del todo a otro ser humano hasta que no se le ama. Con ese amor vemos potencial en nuestro amado, a través de ese amor permitimos que el amado vea su potencial; al expresarlo, el potencial del amado se hace realidad».

8. «—Podría follarte sin compasión, follarme tu cuerpo, tu boca, hacerte sentir desgraciada cuando sintieras esa necesidad, esa excitación en ti, sabiendo que no está bien, incapaz de controlarte. ¡Oh, Samara! Si supieras lo que te odio entenderías cuánto te amo... Ilógico, ¿verdad? Lo haré... Haré todo lo posible para que sientas ese abismo... Esa necesidad... Ese deseo... Ese miedo... A su tiempo. Lentamente...». 

9. «Yo era afectuoso y bueno; la desgracia me ha convertido en un demonio. Hazme nuevamente feliz y volveré a ser virtuoso». 

10. «Me gusta que te duela. Te recordará que he estado ahí. Solo yo». 

11. «Siempre existe ese momento maravilloso, en que un hombre ve por primera vez el cuerpo de una mujer. Sobre todo el cuerpo de una mujer que no conoce. Una visión que es toda aventura. Su mirada cae en cascada, como el agua en un precipicio».

12. «¡No voy a hacerte daño! Wendy, querida, luz de mi vida, ¿de qué tienes miedo?». 

13.  «No quiero que odies los castigos. No quiero que tengas miedo». 

14. «Quiero que te sientas frustrada. Así es como me siento yo cuando no me cuentas las cosas, cuando me niegas lo que es mío». 

15. «—No hables a menos que yo te lo diga. Me dijiste que comprendías lo que el colgante significaba: mi posesión y tu obediencia. Es inaceptable que no estés disponible para mí. Que no me informaras de la visita de tu madre es algo intolerable. ¿Me comprendes?». 

16. «El corazón latía y gemía a la vez, mi respiración era entrecortada y jadeante, y por primera vez en mi vida me sentí débil, atemorizado y estúpido; como un ser humano, como un pequeño y desesperado ser humano». 

17. «El mundo es un lugar más interesante porque usted está en él». 

18. «No había dejado de poseerla, pero lo que ahora venía era quitarle cualquier duda a ella de la cabeza de que le pertenecía a él por completo y por entero. Quería que cada vez que lo mirara a los ojos viera reflejado en ellos que sabía a quién pertenecía. Que lo recordara tomando posesión de su cuerpo y marcándola con todo lujo de detalles».

19. «Nadie puede amarte como yo lo hago. Nadie lo hará jamás. Estamos hechos el uno para el otro, y nada lo impedirá. Estaremos juntos para siempre. De un modo u otro». 

20. «No insinúes que es el final. Para nosotros nunca habrá final. Nada nos separará, ¿lo entiendes?». 

21. «—No voy a dejar que te vayas. Nunca. No va a suceder». 

22. «¡Eres como el perrito faldero de una Virgen María convertida en puta que no quiere ni verte!».

 

Soluciones: 

 

1. Terror: El perfume, Patrick Sunskind.

2. Romántica juvenil: Almas perdidas, Anna Todd.

3. Narrativa: El guardián entre el centeno, J.D. Salinger. 

4. Novela gótica: Atribuida al Extraño caso del Doctor Jeckyll y Mr. Hyde, R.L Stevenson.

5. Romántica juvenil: Almas perdidas, Anna Todd.

6. Romántica erótica: Legado oculto, Joanna Wylde.

7. Terror, suspense: El dragón rojo, Thomas Harris.

8. Romántica erótica: Trilogía Venganza (creo que es del primer... libro, De rodillas, pero comprenderéis que no tenga ganas de comprobarlo. El dolor de cabeza ya es bastante fuerte), Malenka Ramos.

9. Novela gótica: Frankenstein o el moderno Prometeo, Mary Shelley.

10. Romántica erótica: Cincuenta sombras (insértese aquí adjetivo, porque no tengo ganas de mirar cuál de los tres... eh... libros es).

11. Novela negra: El psicoanalista, John Katzenbach.

12. Terror: El resplandor, Stephen King.

13. Romántica erótica: Porque eres mía, Beth Kerry.

14. Romántica erótica: una vez más, Cincuenta sombras (insértese aquí adjetivo, porque no tengo ganas de mirar cuál de los tres... eh... libros es).

15. Romántica erótica: La bibliotecaria, Logan Belle.

16. Thriller, asesinos en serie: El oscuro pasajero (Dexter), Jeff Lindsay.

17. Terror, suspense: El silencio de los inocentes, Thomas Harris.

18. Romántica erótica: Éxtasis, Maya Banks.

19. Novela negra: El hombre equivocado, John Katzenbach

20. Romántica erótica: Confesión. Trilogía Mi hombre, Jodi Ellen Malpas

21. Romántica erótica: Fervor, Maya Banks.

22. Romántica juvenil: Almas perdidas, Anna Todd.

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

La peor mamarrasha del mundo

March 12, 2019

1/6
Please reload

Recent Posts

January 7, 2019

November 26, 2018

Please reload

Search By Tags
Please reload

Follow Us
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now